banner generalbanner general
>> Actualidad

30 años del Proyecto COSECHA DE PAPAS

Ernesto Restrepo
Sin título (de la serie Apertura económica)
1992
Bronce fundido
Colección Museo de Arte Moderno de Medellín. Donación del artista

El artista Ernesto Restrepo Morillo, año tras año y de manera cíclica produce papas en cerámica, que circulan en exposiciones como instalaciones. Este gesto repetitivo simula, desde la práctica artística, el ciclo de la cosecha y renovación constante que se mantiene por la voluntad del artista. Este año la “primera cosecha” cumple 30 años de haber sido creada y en homenaje a este hito, estará expuesta en el hall del Museo una de las papas que hace parte de esa cosecha y de la Colección MAMM, como recordatorio de la vigencia de sus postulados y como reconocimiento de la consistencia del proyecto en el tiempo. 

La primera cosecha fue realizada en 1992 con ocasión del quinto centenario de la conquista de América y constituye un homenaje a un elemento que siendo americano “conquistó” el viejo continente al volverse parte constitutiva de su dieta y su cultura. Una de estas papas, perteneciente a esa primera “cosecha” exhibida inicialmente en la Galería de la Oficina en Medellín y que posteriormente daría lugar a otras versiones y proyectos siempre alrededor de la papa como sujeto y símbolo, se exhibirá en el hall de ingreso al Museo como un homenaje a este elemento común, incluso “tierroso”, dice el artista, que funciona a modo de reivindicación o de “contraconquista”. La obra fue realizada en fundición de tierra usando papas reales como moldes y desde el taller del reconocido artista Hugo Zapata, de quien Restrepo era allegado. 


Las papas, que se han convertido en un referente inconfundible del trabajo de Restrepo en el ámbito del arte colombiano, surgen del contexto de una Medellín exuberante en la que frutas y verduras “caían de los árboles”, pero también de una ciudad sumida en la violencia y la conflictividad de aquellos años. En ese contexto, Restrepo reproducía las frutas que veía en la ciudad, ya fuera en la calle, en las ventas callejeras o en el mercado, y las colocaba en el lugar en el que había encontrado los originales. De este modo proponía reflexiones sobre la relación entre lo perecedero y lo permanente, lo artificial y lo natural, lo nativo y lo invasor, y en última instancia la relación entre América y Europa. Posteriormente el artista empezó a producir una cosecha de papas cada año extendiendo su reflexión sobre el colonialismo al trasfondo económico de la sociedad actual, que lo abarca y lo determina todo.

Para descargar un texto más amplio sobre el proyecto de autoría del artista, haz clic aquí