banner generalbanner general
>> Actualidad

En silencio pero juntos

En silencio pero juntos es el nombre del proyecto que desarrolló la artista María José Arjona para acompañar la exposición María Teresa Hincapié. Si este fuera un principio de infinito que estará en nuestras salas hasta el 12 de junio y será activado por el artista Camilo Acosta todos los miércoles y sábados de 11 a.m. a 5 p.m. Esta será la última semana en la que podrás acercarte a esta propuesta que pone en diálogo ideas acerca del cuerpo, los objetos y la forma en que nos relacionamos con el espacio.

Utilizando el potencial del afecto como mecanismo de interacción con la artista Maria Teresa Hincapié, la exposición Si este fuera un principio de infinito reivindica la interacción colectiva como productora de conocimiento y un vehículo imperativo de transmisión cultural, por lo que cuenta con obras de tres artistas invitados que posibilitaron en el pasado o que expanden hoy el legado de Hincapié, entre ellos María José Arjona.

Maria José Arjona
Camilo Acosta
María José Arjona
Camilo Acosta
En silencio pero juntos
María José Arjona entiende la práctica de María Teresa Hincapié como un deambular que, por un lado, precipita la construcción de presencia y por el otro, indaga sobre la duración, el silencio y el tiempo como estrategia de resistencia. El proyecto En silencio pero juntos desarrolla aspectos relevantes –aunque a veces poco visibles– de la práctica y la vida de Hincapié. En palabras de la artista: “Es un intento por rescatar la faceta pedagógica y acudir a acciones simples, como caminar o respirar, como movimientos de resistencia en tiempos en donde lo sagrado y el mismo cuerpo están en crisis.”

En silencio pero juntos es un mapa de peregrinación y articulación coreográfica. Se trata de dibujar recorridos y al mismo tiempo difundir, de manera más amplia, el conocimiento que Hincapié quiso compartir como pedagoga. Lo coreográfico deviene la intención de gestar algo colectivo, una sumatoria de cuerpos y acciones que desbordan el museo, pero lo incluyen como espacio de cruce y experimentación social. No se trata de una reactivación (re-enactment) de una o varias obras de Hincapié, sino más bien de un gesto que posibilita su presencia en el aquí y ahora y permite articularlo.

Sobre la exposición

María Teresa Hincapié. Si este fuera un principio de infinito es la primera exposición institucional dedicada a la práctica de la artista colombiana María Teresa Hincapié (Armenia, 1954 – Bogotá, 2008). Pionera en Colombia y en América Latina, Hincapié tenía una definición de lo performativo muy particular que solía llamar “entrenamiento” y su práctica resistía cualquier categorización específica; más bien oscilaba entre la vida, la creación en movimiento y la búsqueda de lo sagrado.

Podríamos hablar de su práctica como un acercamiento a la poética de lo doméstico en performance, con la que transformaba acciones rutinarias en actos simbólicos para crear su propia metodología. Lo doméstico en dicha concepción no se limita al terreno de lo privado o lo íntimo sino que se abre a la relación de cuidado con el planeta, entendiendo del pensamiento de María Teresa Hincapié, que el universo es su propia casa.  
 
Con una amplia formación teatral, un rigor y una disciplina inquebrantables, María Teresa Hincapié supo aunar su experiencia en el teatro con preocupaciones visionarias para aquel momento: el cuestionamiento de la hiperproductividad del capitalismo tardío, la desequilibrada relación con el planeta y la falta de sentido en una sociedad dominada por el consumismo. La carrera de Hincapié –corta debido a una enfermedad que le arrebató la vida demasiado pronto– sentó las bases para la afirmación de un discurso en torno a lo performativo como campo de creación artística en Colombia, y la inclusión de temáticas urgentes –entonces y ahora– en el repertorio de la producción estética del continente americano.

La práctica de Hincapié refleja a todas luces las inquietudes de una mujer de finales del siglo XX que, con una formación autodidacta y un gran sentido de la intuición y el compromiso, reformuló el curso de la historia del arte colombiano. A pesar de situarse en la coyuntura de varias disciplinas, la artista es una figura esencial en el desarrollo del performance de larga duración, hasta entonces inexistente en Colombia, que cambiaría los parámetros de lo que se consideraba arte en el medio local y abriría las puertas a prácticas hoy esenciales en el panorama de este país.