banner generalbanner general

>> El camino más largo

Daniel Correa Mejía

Medellín, 1986. Vive y trabaja en Berlín
daniel-correa.com

Artista visual nacido en Medellín. Su infancia y adolescencia transcurrieron entre Colombia, Brasil y México. Su educación artística se desarrolló esporádicamente bajo la tutoría de la artista argentina Betina Garro en la Ciudad de México entre los años 2004 y 2006, y posteriormente de la artista japonesa Leiko Ikemura en la Universidad de Bellas Artes de Berlín entre 2013 y 2015. Esto le da a la obra de Correa Mejía un carácter distintivamente autodidacta. A pesar de su intuitivo interés por el arte desde muy temprana edad, fue en Berlín, donde este trabaja y reside desde 2010, que Correa Mejía decidiera ser artista de tiempo completo. Iniciando su exploración visual a través de la abstracción, sus imágenes han encontrado lentamente una voz en el mundo de lo figurativo. Un proceso de cambio que nació directamente de una nueva mirada a la magia inagotable de lo cotidiano y lo rutinario. Sus más recientes exposiciones incluyen Landscape of the South, Mendes Wood DM, Nueva York, 2020. Soy hombre: duro poco y es enorme la noche, Fortnight Institute, Nueva York, 2020-2021 (individual). Male Nudes: a salon from 1800 to 2021, Mendes Wood DM, São Paulo, 2021.

Daniel Correa Mejía
Daniel Correa Mejía
Daniel Correa Mejía
Daniel Correa Mejía

El crecer
Óleo sobre yute
40x35 cm

Entre contemplación y deseo
Óleo sobre arena y yute
150x120 cm

Dormir profundo
Óleo sobre arena y yute
45x35 cm

La energía del agua
Óleo sobre yute
160x120 cm

El ciclo lunar
Óleo sobre yute
50x55 cm

Todos respirando
Óleo sobre yute
55x50 cm

Perdido por la noche
Óleo sobre arena y yute
30x30 cm

Todas: 2020

Las pinturas y dibujos de Daniel Correa Mejía se inspiran en la naturaleza, las vivencias propias, y en los elementos que surgen de la observación, la imaginación y la meditación. En sus pinturas y dibujos se descubren reflexiones espirituales sobre el universo y los aspectos fugaces del tiempo y la vida. Se trata de un trabajo rico en texturas y formas orgánicas, en el que emplea una paleta de color que mezcla diversas tonalidades de rojo, azul ultramarino, amarillo indio y violeta cobalto, que le dan cuerpo a un universo pictórico cuyo contenido simbólico se construye en un todo plasmado sobre telas de yute en continuo diálogo entre formas y color, entre ser y universo.